jueves, 20 de diciembre de 2012

Los Pro y los Contra de Facebook por Laura Rendon

 


 Mientras que la mayoría de los padres suspira de alivio cuando sus hijos regresan de tiempo completo a la escuela esta semana, algunos otros otra vez se enfrentan a decisiones difíciles en relación al rol que la tecnología debe de jugar en las vidas de sus hijos. Durante un verano de campamentos al aire libre y de vacaciones de familia era fácil el retrasar las decisiones de los teléfonos celulares y de las cuentas de Facebook, pero el regreso a clases tiene el hábito de revivir esos argumentos de "pero todo el mundo tiene uno".

Para cuando los niños llegan a la educación media (o secundaria), la discusión acerca del teléfono celular en general se ha ganado o perdido – y estos días, los chicos generalmente son los que ganan. Eso no significa que los alumnos de quinto y sexto año estén enviando 100 mensajes de texto al día... todavía. Pero, de acuerdo con encuestas recientes, la mayoría de los niños de 11 y 12 años de edad tienen algún tipo de acceso a un teléfono celular.


El argumento de Facebook es mucho más difícil. Por un lado, las reglas mismas de Facebook indican que nadie menor a los 13 años de edad puede tener una cuenta. De hecho, el abrir una cuenta por alguien más joven a los 13 años en efecto significa mentir acerca de su edad; sin embargo, esto no parece haber detenido a miles de chicos de hacer precisamente eso – con o sin el consentimiento de sus padres.

En muchos casos, los padres permiten una cuenta de Facebook en una edad más temprana porque ven una oportunidad de enseñarle a sus hijos, en primera persona, acerca del modo correcto – y del incorrecto – de usar las redes sociales. Esa es una oportunidad que puede no presentarse otra vez, una vez que alcancen la marca mágica de 13 años y puedan adentrarse en Facebook por sí solos. Otros padres lo permiten bajo la condición de que ellos sean los que guarden la contraseña y se hacen amigos de sus hijos – un arreglo que esperan que dure hasta bien iniciados en sus años adolescentes.

Si estás intentando tomar una decisión que sea la correcta para tus hijos, he aquí un recordatorio de algunas de las ventajas – y de las desventajas – de una cuenta tempranera de Facebook:


Ventajas:

• Habilidades sociales.
Facebook le permite a los chicos a mantenerse al tanto con amigos actuales y a hacer nuevos. Cuando es usada de manera correcta, la actividad de redes sociales puede incrementar el orgullo propio y los puede ayudar a sentirse menos aislados.

• Auto-expresión.
Una página de Facebook le ofrece al niño su propia "página de inicio" en Web, en donde se pueden expresar y hablar acerca de sus intereses. Pueden unirse a grupos y apoyar a páginas de fanáticos, y saber qué es lo que tiene a otras gentes interesadas.

• Competencia digital.
El manejar una página de Facebook le enseña a los niños cómo publicar comentarios y fotos, así como cómo navegar la Web. El tener buenas habilidades en los medios sociales en línea será cada vez más importante cuando crezcan.

• Desarrollo educacional.
La mayoría de los pre-adolescentes y de los adolescentes usan a las redes sociales para discutir el trabajo escolar. Discusiones compartidas acerca de las tareas escolares es una de las mejores razones por las cuales permitirles el acceso a las redes sociales.

Desventajas:

• Los niños pueden ser malos.
No importa cuánto le enseñes a tus hijos acerca de la manera correcta de comportarse en línea, no puedes detener a otros niños de publicar comentarios malvados.

• Una cuenta de Facebook es una puerta a toda la Internet.
Es imposible aislar a Facebook del resto de la Internet – las ligas y los anuncios con clics están por todos lados. Si crees que tus hijos son muy jóvenes para explorar a la Internet o no puede confiársele el mantenerse adentro del ambiente de Facebook, entonces una cuenta de Facebook es una mala idea.

• Cuidado con los amigos de los amigos.
A menudo no son los amigos de tus hijos los que son el problema, sino los amigos de los amigos. Cuando tus hijos aceptan la petición de un amigo, asegúrate de revisar su página y a su lista de amigos. (¡Si eres amigo de tus hijos, necesitarás cuidar a tu página, también!)

Cualquiera que sea tu decisión acerca de Facebook, intenta tomar la decisión en conjunto con ellos. Si decides que el tiempo no es el adecuado, entonces ponte de acuerdo para volver a visitar el asunto en un tiempo determinado. Lo último que quieres es que tus hijos corran a la casa de un amigo para abrir su cuenta solos.

Original