jueves, 6 de marzo de 2014

Los componentes clave para realizar un diseño eLearning amigable con el estudiante

Es fácil asumir que la información es todo lo que importa, pero la verdad es que cómo se presenta o se organiza dicha información afecta su eficacia. El diseño de la pantalla, por ejemplo, influye en cómo los estudiantes interactúan con la información. ¿La interfaz es desordenada? o ¿Está diseñada para guiar a los alumnos adecuadamente hacia objetivos claros?
No hace falta decir que para que un ambiente de aprendizaje en línea sea eficaz, hay que evaluar la información o el contenido creado para enseñar, por sí mismo.
Estos son cuatro factores cruciales que deberían ser evaluados al realizar cualquier interfaz de eLearning:
  • Claridad gráfica
  • Legibilidad
  • Usabilidad
  • Facilidad de aprendizaje
e learning efectivo

1. Claridad gráfica

La claridad gráfica va más allá de la apariencia de la pantalla. Más bien, se centra en la forma en que la pantalla transmite información: la forma.
Recuerde, la meta es comunicar la información de la manera más clara y precisa posible siempre. El diseño de la interfaz debe ser coherente y estéticamente agradable para orientar al alumno. El uso de los gráficos no debe ser un mero adorno o para llenar un espacio vacío. Cada elemento gráfico debe contribuir a la finalidad educativa de su material y ayudar a los estudiantes a alcanzar sus metas de aprendizaje.
Eche un vistazo a su pantalla. ¿Realmente " informa" o promueve una mejor comunicación? Si distrae fácilmente, entonces no está ni cerca de lograr la claridad gráfica deseada. Sea consciente de la carga cognitiva del alumno. Elimine el caos visual suprimiendo aquellos elementos que oscurecen el mensaje. Un diseño claro y simple, que guía los ojos sin problemas a lo largo de la pantalla sin duda hace que el aprendizaje sea mucho más efectivo. Usted puede utilizar o combinar diferentes elementos de diseño (línea, color o espacio en blanco) para crear un flujo visual adecuado y guiar a los estudiantes a su objetivo final.
Lecturas obligatorias:

2. Legibilidad

La legibilidad en una pantalla es bastante diferente de la legibilidad en un medio tradicional como el papel. Esto ocurre principalmente porque la información se presenta de manera diferente en línea; está codificada en varias capas y se distribuye en varios medios.
Recuerde, los estudiantes no leen únicamente fragmentos de párrafos en línea. También interactúan con la información de varias maneras: hacen clic en un enlace o colocan el ratón sobre una imagen o ubicación en particular. Estos enlaces y anotaciones les permiten un mayor acceso a la información.
Una mejor legibilidad, entonces, trata de ayudar a los lectores a comprender el texto. Si el texto no se puede leer entonces el material simplemente no se puede entregar. Dado que la legibilidad es un aspecto esencial de la comprensión, es necesario tener en cuenta la facilidad con la que los estudiantes pueden leer el texto. ¿Pueden escanear rápidamente? ¿Incluso en los diferentes navegadores y dispositivos? ¿Qué pasa con el texto móvil? ¿Pueden reconocer los vínculos?
Lecturas obligatorias:

3. Usabilidad

Probablemente ha oído hablar de la usabilidad estos días. Pero, ¿qué es realmente?
Jakob Nielsen de Nielsen Norman Group define la usabilidad como "un atributo de calidad que mide qué tan fáciles son las interfaces de usuario para usar".
En el campo del eLearning, la usabilidad considera cómo las interfaces de usuario permiten a los estudiantes realizar tareas relacionadas con el aprendizaje de manera sencilla. Cuando un estudiante ve una pantalla, la cuestión principal es si esa página se puede utilizar para su propósito como estudiante.
Tomemos una pantalla eLearning, por ejemplo. ¿Pueden los estudiantes navegar fácilmente y a su manera de una pantalla a otra? ¿Pueden moverse sin esfuerzo hacia atrás y hacia adelante o donde sea que tengan que llegar? Y una vez que llegan a la pantalla de su destino, ¿pueden intuitivamente hacer lo que se supone que deben hacer? Si la respuesta es sí, entonces no hay duda que el material tiene una buena calificación en términos de usabilidad.
Para revisar la usabilidad tenga cuidado con los links rotos, con el sistema de navegación desordenado, con las opciones de menú vagas y las etiquetas, con los títulos o páginas que no resultan descriptivos y con las imágenes o gráficos perdidos.

4. Facilidad de aprendizaje

Los profesionales, a menudo, confunden la facilidad de aprendizaje con la usabilidad. Aunque son conceptos similares, son un poco diferentes.
Con base en varias obras de autores como McLuhan, Arnheim y Elkins, la facilidad de aprendizaje considera qué tan bien una página o pantalla promueve el aprendizaje y el pensamiento. Para probar la "capacidad de aprendizaje " de un programa de eLearning, los profesionales tendrían que preguntarse "¿Qué tan bueno es el curso para aprender?" o " ¿Esta pantalla ayuda a la gente a aprender?"
Estas preguntas se enfocan en la usabilidad centrada en el aprendizaje. La página puede ser usable, puede permitir a los estudiantes completar tareas, ¿pero realmente les ayuda a aprender? Claramente la usabilidad y la facilidad de aprendizaje están íntimamente relacionadas. Una no puede existir sin la otra.
Para comprobar si una interfaz es "fácil de aprender" tiene que presentar el material de una manera tal que anime a los estudiantes a aprender. En vez de sólo confiar en las toscas y cortas diapositivas de PowerPoint  o de simplemente mover el formato tradicional a la web, por ejemplo, la pantalla tiene que aprovechar todas las ventajas de la tecnología.

by Karla Gutierrez