lunes, 29 de agosto de 2016


Conocida también como pedagogía inversa y clase al revés, la flipped classroom apuesta por invertir el orden tradicional de la clase, cambiando su organización. Con este sistema de enseñanza-aprendizaje semipresencial, el orden de las actividades se altera y los niños empiezan el proceso de aprendizaje fuera del aula, para luego trabajar los conocimientos y ponerlos en práctica con el profesor. El enfoque de esta metodología es revolucionario, pero la aplicación en clase es muy sencilla. Te damos algunas herramientas y recursos para que experimentes y des la vuelta a tu clase.

Ampliar